Sensores Low Cost para Drones, un Nuevo Mercado para el Sector Militar

Sensores Low Cost para Drones, un Nuevo Mercado para el Sector Militar

A fecha de hoy muchas personas juegan con diminutos drones en los parques. Sin embargo es probable que el cuadricoptero de Tom Driscoll, director y cofundador tecnológico de una start-up con el nombre de Echodyne, es hoy el único dotado con la misma clase de sofisticado radar que es utilizado en los aviones de combate. “Lo planeamos sorteando obstáculos, detectamos a uno de nuestros especialistas y lo perseguimos por el jardín”, comenta Driscoll.

Generalmente los radares que se utilizan para llevar a cabo esto son dispositivos muy grandes y costosos. Echodyne está investigando un mecanismo consistente y económico para poder usarse de forma universal.

Los procedimientos de radar actúan enviando ondas de radio y empleando el eco que rebota para generar una imagen de un elemento. Varios sistemas de radar utilizan electrónica para conducir activamente las ondas salientes, en lugar de realizar barridos mecánicos con un haz continuando un patrón fijo. Esto le da la capacidad de realizar dos cosas al mismo tiempo, escanear el cielo en búsqueda de cuerpos y seguirlos con mucha más exactitud. Pero los instrumentos complejos que se necesitan para controlar las ondas de radio, los cambiadores de fase, hacen que esta clase de radar electrónico de escanea tenga un coste elevado y ocupe mucho.

El UAV de Driscoll posee un mecanismo de radar de escaneo electrónico que no tiene un conmutador de fase convencional. Las ondas de radio salientes se envían con un instrumento mucho más sencillo, fabricado utilizando técnicas tomadas prestadas de terreno de exploración parcialmente nuevo llamado popularmente `metamateriales´.

Lo metamateriales posibilitan eludir muchas de las limitaciones físicas que hasta el momento han determinado como se podría manejar las ondas de luz, radio y sonido. En tanto que, mientras que las lentes comunes requieren su forma curva característica para ser capaz de refractar los rayos de luz y enfocar, un cristal de metamaterial puede refractar la luz de la misma manera y continuar siendo totalmente plano.

Los metametariales se constituyen con disposiciones repetidas que son más reducidas que la longitud de onda de la radiación electromagnética que se está manejando. Echodyne manufactura sus metamateriales registrando patrones repetidos de cables de cobre sobre una lámina de circuitos.

Una placa con diversas capas de esta clase de cableado pueden guiar los haces del radar. Mas aplicar diferentes voltajes a sectores del cableado faculta dirigir el haz activamente al igual que lo haría un cambiador de fase. “Cualquier productor de placas impresas podría fabricarlas”, confirma Driscoll.

El precio de los métodos de radar que utiliza el ejército suele comenzar sobre los 100.000 dólares, entorno a los 93.000 euros, aclara el director ejecutivo y Eben Frankenberg, otro de los cofundadores de Echodyne. Además afirma que su compañía espera fabricar compactos de radar a gran escala que solo valgan unos cientos o miles de dólares.

Driscoll comenta que así el radar de escaneo podría convertirse en un sensor estándar en los robots y vehículos. Algunos arquetipos de coches autónomos, entre éstos el de Google, utilizan sensores de láser que rotan para examinar el espacio que los rodea en 3D. Esta técnica sirve para desarrollar un mapa del mundo a alta resolución, pero la envergadura es menor cuando hay lluvias o niebla. El radar no tiene esas limitaciones, confirma Driscoll.

Echodyne además planifica proponer sus sistemas al ejército además de reemplazar los radares comerciales que se emplean en la actualidad. Por ejemplo,  los platos que voltean en ferries y otros barcos y que generan mapas sencillos haciendo un barrido con el haz, o los sensores fijos pequeños que poseen algunos coches y que posibilitan fijar una velocidad de crucero para permitir una distancia de segura en relación al coche que los antecede.

Echodyne es producto de la compañía de licencia de patentes Intellectual Ventures. En el año 2013 Intellectual Ventures inauguró una unidad dedicada a la generación de una cartera de patentes para matemateriales y para meditar en sus posibles empleos comerciales Echodyne, además, ha recibido financiación del mismísimo Bill Gates, el cofundador de Microsoft; y e la compañía de capital de riesgo Madrona Venture Group.

David Smith, profesor de la universidad de Duke en Estados Unidos, el cual investiga en metamateriales y ha trabajado con Intellectual Ventures, declara que la orientación de Echodyne proporciona formas muy flexibles de dirigir las ondas de radio. Y describe que el mayor desafío al que se encara la compañía es generar sistemas completos de radar aptos para competir en el mercado. Eso significa igualar su rendimiento a las estructuras de gama alta que usa el ejército a fecha de hoy para poder alcanzar el éxito en el mercado de defensa y dominar atentamente los cotos para los empleos en la industria automovilística.

El alfa y el omega de los drones es su uso militar, guste más o menos. De aquí surgió una nueva industria que se expandió hasta todas clases de sectores comerciales, pero sin olvidar como en este caso que el sector militar sigue siendo una gran mercado donde se desconoce la crisis sin dejar de lado que es una oportunidad para las nuevas start-up de tecnología low cost. Empresas que crecen a medida que se incorporan a su plantilla ingenieros o técnicos especializados en la tecnología UAV´S, diseño aeronáutico de drones o la ingeniería de fabricación aeronáutica.

El objetivo está fijado, tu carrera profesional. Ahora solo queda armarte con el mejor conocimiento y conquistar tus metas.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *