La impresora 3D y el diseño aeronáutico construyen SULSA

La impresora 3D y el diseño aeronáutico construyen SULSA

Un grupo de ingenieros de la Universidad de Southampton (Reino Unido) han desarrollado el primer avión fabricado, con una impresora 3D, del mundo, que podría revolucionar la economía del diseño aeronáutico y los métodos de producción.

Este aparato lleva como nombre SULSA (aeroplano sinterizado por láser de la Universidad de Southampton, por sus siglas en inglés) y es un vehículo aéreo no tripulado (UAV) cuya estructura ha sido completamente producida mediante moldes, incluidas las alas, superficies de control integral y escotillas de acceso, es decir toda la estructura completa del aeroplano. SULSA ha sido fabricado en una máquina sintetizadora láser de nylon, que fabrica objetos de materiales de plástico o metal, mediante un proceso capa a capa, proceso a proceso. Lo peculiar de esta impresora y de todas las demás es su impresión, que durante su construcción no es necesario utilizar tornillos si no que todo el equipo está unido mediante técnicas de “ajuste a presión” para que el avión completo se pueda ensamblar sin herramientas en minutos.

Composición del vehículo no tripulado SULSA

Composición del vehículo no tripulado SULSA

Con respecto a las características, el nuevo avión está propulsado por electricidad con una envergadura de 2 metros, alcanzando una velocidad máxima de casi 100 kilómetros por hora, con modo de crucero casi silencioso y equipado con un piloto automático.
El sinterizado por láser permite a los diseñadores sea aeronáutico o no, la de crear formas y estructuras que, normalmente, harían falta de precisas y costosas técnicas de fabricación tradicionales y una disposición de tiempo bastante elevado. La tecnología de la impresora 3D está revolucionando este sector, pero hay que recordar que esta tecnología no es única para la ciencia pues al ser muy asequible, pronto podría están en nuestros hogares.

Esta tecnología permite un avión altamente adaptado a desarrollarse desde el concepto hasta el primer vuelo en solo un día. Además, debido a que no se requiere de herramientas para la fabricación, pueden hacerse cambios radicales en la forma y la escala de la aeronave sin ningún costo extra.

Para manejarla es necesario que el usuario sepa diseñar por medio de un software de diseño aeronáutico asistido como puede ser Catia, 3D Max, Autocad o Maya 8, entre otros. Y una vez que ya sepas diseñar tus propios prototipos, tan sólo tienes que pulsar el botón a imprimir y en cosa de minutos dispondrás de tu pieza real.

¿Qué opinión tienes acerca de esta nueva tecnología? ¿Supondría ser competencia de las grandes industrias y fabricantes aeronáuticos?

Esperamos tu participación.

 

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *